No traicionemos nuestra identidad

domingo, 4 febrero 2018

El domingo 4 de febrero el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Misa dominical en la Catedral de Lima, donde celebró la Fiesta de la Virgen de la Candelaria y la Fiesta de la Vida Consagrada.

Reflexionó sobre la Fiesta de la Presentación del Señor, celebrada hace unos días, de cómo Jesús le ha dado una misión a su Iglesia Católica.

“Este amor a Jesús, esta Iglesia que ha fundado debe ir al encuentro de su pueblo; no es una institución que está cerrada en sí misma, es una institución hecha por Cristo para ir, para iluminar, para guiar, para ayudar, para sanar, para acompañar, para curar”.

040218b_fiesta_virgen_candelaria_vida_consagrada

Tengamos memoria de dónde venimos

Es así que exhortó a no olvidarnos nunca de nuestros orígenes. “La Candelaria da calor, da luz, no olvidemos el origen, cómo empieza esto, no ha empezado con ustedes hoy, ha empezado hace mucho tiempo. Igual que la Iglesia, no ha empezado conmigo, ha empezado con Cristo. Igual le digo a las religiosas de vida consagrada, esa llamada que tuvo la fundadora, hace mucho tiempo, hace siglos, Cristo la llamó para que vaya, la acercó a Él, le dio calor, le dio luz y la envió para iluminar y para dar calor a los corazones”.

A las religiosas les comentó que la vocación se inicia en el encuentro con Jesús, quien vino a buscarlas en medio de su pueblo. A ellas animó a mantener su identidad y a no dejarse robar la esperanza de ese encuentro con Jesús, como decía el Papa Francisco.

“Por eso cada una de las casas y grupos religiosos tiene su propio carisma, qué importante es conocer bien sus constituciones y vivirlas con amor; qué importante es vivir esa vida de comunidad, fraternidad; qué importante es pasar esos momentos delante de Jesús, esa oración de la que brota el perdón, la alegría, la paz, la esperanza”.

040218c_fiesta_virgen_candelaria_vida_consagrada

Busquemos la unidad

En otro momento afirmó que el Perú tiene una inmensa variedad de culturas pero tenemos una identidad que nos une en una sola patria.

“Esa memoria de nuestro origen, de nuestra casa, de la familia, en nuestras instituciones, en la Iglesia, ese origen, marca nuestra vida para siempre. No traicionemos nuestra identidad y en la variedad surge la unidad, hijos de Dios en Cristo. Hay que buscar esa unidad que está en Cristo, que está en nuestra identidad, y en nuestras raíces. Por eso, hoy, esa Virgen de la Candelaria, esas costumbres de los pueblos, es ese Dios que se acerca, que nos da la mano, que nos levanta”.

El Arzobispo de Lima terminó su homilía recordando la reciente visita del Santo Padre a nuestro país, de manera especial a la Basílica Catedral de Lima: “Aquí hace poco estuvo el Papa Francisco, no olvidemos ese milagro, el pueblo peruano dio una muestra de su fe popular al mundo entero. Qué pueblo más grande y más bueno cuando Cristo está entre nosotros, qué pena cuando se ve dividido por peleas y pugnas. El Papa se quedó conmovido con tanta gente, tanto gozo, tanta ilusión”.

Concelebraron la Misa el padre Luis Ayala y el padre José Taminez.

En la celebración eucarística estuvieron presentes numerosas religiosas de diversas congregaciones; así como miembros de la Asociación Central Folklórica Puno y el congresista Yonhy Lescano.

040218d_fiesta_virgen_candelaria_vida_consagrada

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour