Viernes, 19 de septiembre de 2014
 

Canc. 161/Arz/09

Arzobispado de Lima, 9 de octubre de 2009

ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES DE LA IGLESIA

CONSIDERANDO:

Que, es responsabilidad del Obispo diocesano vigilar diligentemente la administración de los bienes de la Iglesia, pertenecientes a las personas jurídicas públicas que dependan de su autoridad (cfr. c. 1276 § 1). 

Que, corresponde al Ordinario legislar oportunamente para organizar la administración de los bienes eclesiásticos, de acuerdo a la norma del derecho (cfr. c. 1276 § 2).

Que, “los bienes eclesiásticos propiamente dichos, según su naturaleza, deben administrarlos los sacerdotes conforme a las normas de las leyes eclesiásticas, con la ayuda, en cuanto sea posible, de expertos laicos, y destinarlos siempre a aquellos fines para cuya consecución es lícito a la Iglesia poseer bienes temporales, esto es: para el mantenimiento del culto divino, procurar la honesta sustentación del clero y realizar las obras del sagrado apostolado o de la caridad, sobre todo con los necesitados” (cfr. Presbyterorum ordinis, nº 17). 

Que, los sacerdotes deben hacer un buen uso de los bienes temporales, evitando toda clase de vanidad y todo cuanto les pueda desviar del espíritu de pobreza que Cristo nos recomienda (cfr. Presbyterorum ordinis, nº 17).

Que, se han hecho los estudios y consultas debidas en esta materia, acogiéndose diversas y valiosas sugerencias;

En uso de mis Facultades Ordinarias y teniendo en cuenta las normas del Derecho Canónico vigente:

DECRETO:

1. Aprobar “ad experimentum”, por un trienio, las Normas relativas a Asuntos Económicos y Administración de Bienes en la Arquidiócesis de Lima, consta de catorce Artículos, que regirán a partir del martes primero de diciembre de dos mil nueve.

2. Dejar sin efecto cualquier norma contraria a este Decreto. 

Regístrese y Comuníquese.-

+ JUAN LUIS CARDENAL CIPRIANI THORNE
Arzobispo de Lima y Primado del Perú

 

------------------------------------------------------------------------------------------------

ANEXO I

NORMAS ARQUIDIOCESANAS RELATIVAS 
A LA ADMINISTRACIÓN DE BIENES

Artículo 1. Instrucciones de Contabilidad (cfr. Estatutos del Consejo Parroquial de Asuntos Económicos, Artículo 4).

• Cada parroquia debe llevar un registro al día de todos sus movimientos económicos a fin de tener una información suficientemente clara y detallada de sus estados financieros y presupuestarios que muestren la real situación de la misma.

• Los libros de ingresos y egresos y cualquier otro registro complementario, deben ser cuidadosamente guardados en el Archivo parroquial. 

• Los recibos de los gastos deben conservarse por un periodo de cinco años. Es oportuno señalar que todo gasto debe contar con la aprobación del párroco. 

• Cada artículo, en el libro de contabilidad de la parroquia, debe señalar claramente el propósito del gasto. 

• Debe usarse una forma estandarizada para ingresos y gastos, conforme al formato que ha sido aprobado por la Sindicatura del Arzobispado de Lima (cfr. Canc.¬267/ARZ./02). (Anexos 1 y 2).

Artículo 2. Revisión de la situación económica

• Cada vez que haya un cambio de párroco o administrador parroquial, o cuando la autoridad eclesiástica lo determine, se realizará una revisión financiera diocesana de los libros contables de la parroquia, por parte de la Sindicatura Eclesiástica. Esto incluye la revisión de los libros contables del Colegio Parroquial, si lo hay. 

• Si el Arzobispo de Lima considera necesario, se llevará a cabo una auditoria contable externa, en lugar de la referida revisión financiera. 

Artículo 3. Gastos personales de los clérigos que laboran en parroquias de la Arquidiócesis de Lima.

• Los fondos de la parroquia no deben ser usados para la adquisición de bienes o servicios personales (seguros, ropa, libros, etc.) del párroco, de los vicarios parroquiales ni de los sacerdotes adscritos a la parroquia. 

• Los gastos asumidos por la parroquia son los referidos a la administración ordinaria de la misma. 

• Cualquier pregunta respecto a que si un gasto personal es asumible por la parroquia debe hacerse al Ordinario del lugar o a la Sindicatura del Arzobispado. 

• Si los fondos de la parroquia han sido usados para los gastos personales en situaciones de emergencia, éstos deberán ser reembolsados lo más pronto posible. 

Artículo 4. Seguros de salud y de pensiones

• Cada sacerdote debe preocuparse por tener un seguro de salud y de pensiones, previsión social que debe ser de conocimiento del Arzobispo de Lima. 

• Se exhorta encarecidamente a los sacerdotes de nuestra Arquidiócesis a inscribirse y cumplir oportunamente con el pago de las cuotas del Fondo de Solidaridad Sacerdotal Santa Rosa, promovido por la Conferencia Episcopal Peruana.

Artículo 5. Gastos de administración ordinaria y extraordinaria (cfr. Estatutos del Consejo Parroquial de Asuntos Económicos, Artículo 4, nnº 6-7 y 9).

• Son gastos ordinarios de la parroquia los relativos a la realización del culto divino, sustento de los sacerdotes, tales como vivienda y alimentación, pago de los servicios, gastos de mantenimiento, obras de caridad y apostolado, etc. 

• Hay otros gastos extraordinarios que, por el monto que implican o por el tipo de compromiso que comportan, deben hacerse con las debidas consultas y autorizaciones. 

• Son actos que sobrepasan la administración ordinaria: 

a. Toda operación efectuada sobre bienes registrables (compra o venta de inmuebles o vehículos). 

b. Toda operación que supere los US$ 3,000.00 (mil dólares americanos). 

• Para que estos actos de administración sean válidos, el párroco deberá contar necesariamente con la autorización escrita del Arzobispo (cfr. c. 1281;). • La Transparencia e información a los fieles debe ser la habitual, por eso, es recomendable dar a conocer periódicamente la situación económica de la parroquia. 

Artículo 6. Colectas

• Para evitar confusiones contables, la colecta parroquial de la Misa no debe ser contada por una sola persona. Estas personas registrarán en cuaderno la fecha y el monto de la recaudación junto a sus respectivas firmas. 

• La colecta de los domingos debe ser contabilizada lo más pronto posible y depositada en un lugar seguro.

• Como medida de precaución, todas las parroquias deben tener una caja de seguridad pequeña para guardar las colectas y otros ingresos bajo llave. Se recomienda evitar acumular recursos en efectivo y hacer uso de cuentas bancarias. 

• Las colectas de solidaridad, diocesanas o imperadas por la Santa Sede, deberán ser enviadas a la Sindicatura del Arzobispado en un plazo no mayor a los quince días de su realización. 

• Todas las parroquias de la Arquidiócesis de Lima deben contribuir con las siguientes colectas establecidas para las diversas necesidades de la Iglesia, a saber: 

a. Día de las vocaciones (4to. Domingo de Pascua) 

b. Tierra Santa (Viernes Santo) 

c. Óbolo de San Pedro (29 de junio) 

d. Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND) (Octubre) 

e. Campaña Compartir (Setiembre) 

• Cualquier otra colecta requerida se hará previa autorización y comunicación oportuna del Arzobispado. 

Artículo 7. Cuentas bancarias

• Las parroquias deben tener cuentas bancarias a nombre de la misma parroquia y manejadas con firmas mancomunadas (dos firmas conjuntas). 

• Las cuentas deben registrarse de la siguiente manera: “Parroquia (capilla, etc.) ...” y serán titulares de dichos fondos el párroco y dos personas idóneas, preferentemente el Vicario parroquial o algunos de los miembros del Consejo Parroquial de Asuntos Económicos. 

• La disposición de los fondos se realizará con la orden del párroco, de la que se dejará constancia en el libro rubricado por él para tal fin. 

Artículo 8. Tributos

• El obispo diocesano tienen derecho a imponer, para las necesidades de su diócesis, un moderado tributo a las personas jurídicas públicas, sometidas a su jurisdicción, proporcionado a los ingresos de las mismas (cfr. canon 1263). 

• Todas las parroquias deben entregar a la Sindicatura Eclesiástica de la Curia Arzobispal un tributo equivalente al 10% de sus ingresos brutos anuales. Este puede hacerse efectivo en cuotas mensuales o trimestrales. 

Artículo 9. Reporte financiero (cfr. Estatutos Consejos Parroquial de Asuntos Económicos, Artículos 4, nº5; 14).

• Todas las parroquias deben presentar a la Sindicatura Eclesiástica, según el formato establecido, tanto el Balance Financiero Anual como el presupuesto Anual de sus ingresos y Gastos, para su correspondiente aprobación. Ambos informes deberán presentarse en los tres primeros meses del año (cfr. Canc.- 267/ ARZ./02). 

• El párroco o administrador parroquial es el responsable de enviar, en las fechas señaladas, la información solicitada.

• Se ha de adjuntar, también, la relación del personal que labora, el cargo y la remuneración bruta. Asimismo, se ha de especificar el número de las cuentas bancarias, los saldos actuales y las firmas titulares.  

Artículo 10. Inventario de la parroquia y del Colegio parroquial

• Las parroquias y colegios parroquiales deben tener un inventario completo y detallado de todos sus bienes (muebles e inmuebles), que será actualizado al término de cada año (cfr. Estatutos Consejo Parroquial de Asuntos Económicos, Artículo 4, nº 2). 

• Dicho inventario, firmado por el párroco, debe ser guardado en el archivo de la Parroquia y enviado al archivo de la Curia diocesana cada dos años. 

• Cada sacerdote debe tener un inventario detallado de lo que es propiedad personal ubicada en las instalaciones de la parroquia. Cualquier artículo que no esté incluido en este inventario es propiedad de la parroquia. 

• En las parroquias encomendadas a institutos religiosos, se llevará el inventario de los bienes parroquiales por separado y diverso al que corresponde a los bienes propios del instituto. 

Artículo 11. Estipendios sacramentales

• Todo sacerdote tiene derecho a recibir un estipendio por la celebración y aplicación de la intención de la Santa Misa (cfr. canon 945), pero ha de evitarse hasta la más pequeña forma de negociación o comercio (cfr. c. 947). 

• El sacerdote sólo puede recibir diariamente el estipendio de una Misa. Si celebra una segunda Misa en la que haya aceptado estipendio, éste se debe destinar al fin que determine el Ordinario (cfr. c. 951;  Canc.- 178 y 179/ Arz/04). 

• El estipendio correspondiente a la celebración de la Santa Misa en la Arquidiócesis de Lima es de S/. 30.00 nuevos soles y se ha de tener en cuenta la situación económica de cada lugar para proceder con equidad y justicia.  

Artículo 12. Asignaciones

• Los clérigos dedicados al ministerio eclesiástico merecen una retribución conveniente a su condición (c. 281 § 1). 

• El párroco recibirá una asignación mensual hasta por S/. 2,000.00 (dos mil nuevos soles), monto que comprende honorarios y estipendios. El Vicario Parroquial recibirá una asignación mensual hasta por S/. 1,500.00 (un mil quinientos nuevos soles).

• Los sacerdotes durante los primeros cinco años de Ordenación Sacerdotal percibirán la asignación mensual hasta por S/. 1,000.00 (un mil nuevos soles).

• Las parroquias que no puedan cubrir esta asignación, presentarán su situación al señor Arzobispo adjuntando el presupuesto de ingresos y gastos de la parroquia, a fin de que se evalúe la asignación de una subvención del fondo de ayuda sacerdotal. 

Artículo 13. Contratos de trabajo

• Dado que todo contrato laboral genera responsabilidades y compromisos serios a una institución, se recomienda que cada parroquia tenga el personal necesario e idóneo para los servicios que se brindan.

• En los contratos de trabajo, el párroco deberá observar cuidadosamente las leyes civiles en materia laboral y social, actuando conforme a los principios que se enseñan en la doctrina social de la Iglesia. 

• Entre las obligaciones que deberá cumplir con el personal de la parroquia está la del salario justo.

Artículo 14. Administración de los Colegios Parroquiales

La administración de los Colegios Parroquiales se ha de realizar teniendo en cuenta todo lo dispuesto en el Convenio suscrito entre el Arzobispo de Lima y cada Colegio, con vigencia de 05 años desde el año 2007

 
© Copyright 2012 / Normas Legales | Desarrollado por VE Multimedios™