Recomendados

ll1
“Si abrimos nuestra alma a Dios podremos cambiar nuestra vida” PDF Imprimir E-mail

“Señor, te pido que desde aquí bendigas a los miles y miles de peruanos en todos los rincones del país, especialmente a aquellos hermanos nuestros que están en el VRAE, llévales un momento de seguridad y tranquilidad; a aquellos jefes que tienen que decidir, que piensen bien y no manden a una patrulla si antes no hay inteligencia, hay que prepararse bien”, pidió el Cardenal Juan Luis Cipriani en el programa Diálogo de Fe del sábado 28 de abril.  

El Arzobispo de Lima envió una bendición especial a los soldados que se encuentran en el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) y que viven a diario con la incertidumbre de que al subir a un helicóptero o al salir a patrullar no saben si regresarán con vida.

“A esos amigos del VRAE, que Dios los bendiga y los proteja, y a sus familiares que los llene de paz. Es doloroso ver cómo hermanos nuestros jóvenes que defienden a la patria van cayendo. No quiero discutir ni añadir ninguna duda sobre lo que están haciendo, pero sí quiero vivir el momento junto a ellos que arriesgan la vida por la paz nuestra, no es hacer política, es un acto humano al que tenemos que ponerle fin”, expresó.

“No se puede decir simplemente que para derrotar al enemigo tienen que morir unos cuantos. No, hay que preparar bien las cosas para que hijos de nuestra patria no sigan muriendo de manera tan sencilla en una patrulla o en una salida”, acotó.

Del mismo modo, mencionó que esta preparación también es necesaria en todos los aspectos de la vida como el sacerdote cuando al celebrar la Misa debe procurar prepararse de manera especial en su palabra, en su gesto y en sus acciones, para que de este modo ayude a encontrar la paz tan necesaria hoy en día.

“Sacerdote, calma, serenidad, vas a ser Cristo en el altar. Hay que tener el coraje de decirle a la gente: A ti lo que te falta es ser más prudente en las decisiones que tomas; tú empresario, paga más; tú señor de Conga que quieres hacer problemas, déjate de estar haciendo tanta violencia y siéntate a conversar. Ya es hora que el país retome la paz porque Dios está presente en las almas y porque todo el Perú exige un progreso con el esfuerzo y la paz de cada día, hay que liderar, hay que salir y decir lo que piensas”, reflexionó.

En otro momento, comentó que durante una visita que hizo en la semana a las Hermanas Misionera de la Caridad, las religiosas le hicieron recordar la importancia de estar siempre en comunión con el Señor porque si Dios no preside nuestra vida toda nuestra actividad sería inútil.

“Viendo a estas mujeres que hacen una labor de amor como les decía la Madre Teresa: Cuando tú tengas a esas criaturas que no sabes si te entienden, cógela de la mano y ese calor los hará despertar en ellos amor e ilusión, sentirán que alguien se preocupa por ellos. Ellas jamás hacen política; siembran amor, comprensión y donan su tiempo a Dios”, señaló. 

“Yo estaba en muchas preocupaciones, pero ese tiempo estando con ellas hablando con Dios, viéndolas y escuchándolas ha sido más eficaz que todo el trabajo hecho en el día. Prueba tú lo mismo, de cuando en cuando, envíale un mensaje a Dios, qué le quisieras decir, atrévete y piensa que te diría Dios si te respondiera”, añadió.

Manifestó que en estos tiempos en que nuestro país está viviendo momentos difíciles donde hay muertos en el VRAE; violencia en el norte; críticas y discusiones de todo tipo, dificultades en el tráfico, en la seguridad, en la economía y tantos otros problemas, es necesario recordar que Dios siempre está primero y si estamos con Él todo se puede solucionar.

“Creo que si todos nos pusiéramos un poco delante de Dios, ahí en el lugar donde estás, si estuviera cada uno en este instante por unos momentos diciendo: Dios, que estás en mi alma y en mi vida, qué puedo hacer yo para hacer la vida un poco mejor; creo que cambiaríamos mucho”, señaló.

Finalmente, recordó a Santo Toribio de Mogrovejo, cuya solemnidad en nuestro país se celebra el 27 de abril y cuya vida sirve de gran ejemplo para todos los sacerdotes.  

“Santo Toribio de Mogrovejo, ese maravilloso segundo Arzobispo de Lima, que se pasó días y días caminando por el Perú, que protegió a los indios, que exigió a los sacerdotes formación seria, que se enfrentó al virrey para que no manipulara a la Iglesia, ese hombre santo es un ejemplo para nosotros sacerdotes. Desde aquí mi saludo y mi felicitación a mis hermanos sacerdotes”, mencionó. 

“También una bendición especial para todos los peruanos que tienen dificultades, recuerden que ya es hora de poner paz. Si Dios está en tu alma, Dios estará en tu trabajo”, concluyó.

* Transcripción completa del programa


Oficina de Comunicaciones y Prensa
Jr. Chancay 282. Cercado de Lima. Tlf.: 203-7736
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
www.facebook.com/arzobispadodelima
www.twitter.com/arzlima
www.youtube.com/arzobispadodelima

Desarrollado por
VE Multimedios