Sembremos la cultura del diálogo y la paz

sábado, 22 septiembre 2018

En el programa Diálogo de Fe del sábado 22 de septiembre, el padre Luis Gaspar, vicario episcopal de Pastoral y Evangelización, habló sobre los eventos que se vienen realizando en la Arquidiócesis de Lima y de la importancia de la participación de jóvenes y laicos en la vida de la Iglesia. Habló también sobre la necesidad de poner a la familia en el lugar que merece dentro de la sociedad y de las políticas públicas.

Comentó que hoy sábado el Arzobispado de Lima se encuentra realizando dos actividades que son una forma, ante el panorama actual, de poder inyectar en la sociedad un entusiasmo, una alegría, una esperanza

“Hoy tenemos un Encuentro con Jóvenes a partir de las 5 de la tarde en el Coliseo Chamochumbi. Estos jóvenes, quienes en gran parte formaron parte de la Guardia del Papa y son también voluntarios de la Marcha por la Vida, van a tener una formación especial, en voluntariado, en el amor que debe tener entre el prójimo. Por otra parte, ha empezado esta mañana un Encuentro con más de 40 movimientos eclesiales, son los laicos, las familias, que en medio del mundo desempeñan su trabajo y a través del cual tienen que llevar el mensaje de Cristo, ser testimonios. Hoy hay esta jornada y van a reflexionar sobre todo en la participación en la vida pública que tienen los laicos, no pueden ser ajenos”.

En otro momento, se refirió al pronunciamiento que tuvo el Cardenal Juan Luis Cipriani desde Roma en el cual nos hablaba de rechazar la corrupción y a su vez de rechazar cualquier ataque en contra de la vida y la familia.

“Tuvimos unas palabras del Cardenal invocando al diálogo, sembrando una cultura de la paz y de la fraternidad, en la cual todos los peruanos tenemos que colaborar y también poder ayudar buscando el bien común. Nos hablaba que rechaza la corrupción, pero asimismo rechaza el aborto y está a favor de la familia”.

La importancia del enfoque de familia

Mencionó que es importante el enfoque de familia porque toda persona viene de una familia, donde se cultivan los valores y se siembran la ética y la moral. “Es eso lo que se va a reflejar en las calles o en las instituciones públicas o privadas. Como sea la familia así va a ser la sociedad”.

Invocó, asimismo, a las autoridades políticas y a los poderes del Estado que reflexionen y consideren a la familia como su principal aliado. “A través de políticas públicas a favor de la familia se puede combatir la corrupción o cualquier crisis moral. A veces daría la impresión que los políticos están viviendo otra realidad o están haciendo una vida paralela. Hay que recordarles que el Perú no solo es Lima, el Perú no solo es la institución del Ejecutivo o del Legislativo, sino que están al servicio del pueblo”.

Hizo referencia también a la derogación de la Ley sobre el Fortalecimiento de la Familia, realizado por el Ejecutivo hace unos días.

“Es triste que se haya derogado esta Ley, instaurando este gobierno el concepto de familias democráticas, que es un concepto que va en contra de la familia natural protegida por la Constitución Política. Cuando instauramos una nueva ley en el fondo se le está quitando la tutela a los padres sobre sus hijos”.

“Dado que estamos en modo referéndum, por qué no se le pregunta a los padres de familia si están dispuestos que el Estado eduque a sus hijos en el tema de sexualidad. Yo considero que no”.

Partida a la Casa del Padre de la Madre Soledad

Envió su pésame a la familia y religiosas de las Carmelitas Descalzas por el fallecimiento de la Madre Soledad, priora del Monasterio de las Nazarenas Carmelitas Descalzas. “El día de hoy están velando su cuerpo en el mismo Monasterio allá en el Santuario del Señor de los Milagros, desde las 10 de la mañana. A las 4 de la tarde será la Santa Misa. Están invitados todos los fieles y hermanos del Señor de los Milagros a poder rezar por el alma de la Madre Soledad”.

Busquemos el bien común

Finalmente, animó a todo el pueblo peruano a ver siempre el bien común, dejando de lado egos y afanes de protagonismos.

“Si estamos unidos por la esperanza, este Perú será grande, pero todos tenemos que colaborar. Hay que sembrar la cultura del diálogo y de la paz. Basta ya de ese sembrío durante años de la cultura del odio, del rencor, de la violencia; como ven, no nos lleva a nada. Si todos ponemos nuestro granito de arena y promovemos el diálogo y damos un espacio a esas otras voces que no piensan como nosotros; pero buscamos el bien común, especialmente con los más descartados como pueden ser los niños, los ancianos, los enfermos; yo creo que este Perú se va a engrandecer”.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour