Obispo de Caravelí camino a los altares

viernes, 28 septiembre 2018

El viernes 28 de setiembre se inició el proceso de beatificación y canonización del Siervo de Dios Monseñor Federico Kaiser, Misionero del Sagrado Corazón, primer obispo de Caravelí y fundador de la Congregación de las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima.

La sesión se inició con el canto del “Veni Creator Spiritus”, que es un himno en latín que invoca al Espíritu Santo. Luego se prosiguió con la lectura del decreto de la Congregación para las Causas de los Santos y la constitución del Tribunal, que se encargará de la revisión de la causa. Luego de la lectura de los decretos se procedió a la aceptación de los miembros del Tribunal y la juramentación frente a la Cruz y a la Biblia. Concluida la juramentación se prosiguió con la firma del acta. Finalmente, la Madre María Inmaculata, postuladora de la causa entregó una lista de testigos que darán fe de las virtudes de Monseñor Kaiser.

Este proceso tiene como finalidad recoger y valorar las pruebas acerca de la fama de santidad, de las virtudes heroicas o del martirio y de los hechos milagrosos. Hasta el momento ya se cuenta con 50 testigos oculares que han visto de cerca y han oído los testimonios de Monseñor Kaiser.

280918b_apertura_proceso_beatificacion_canonizacion_monseñor_federico_kaiser

El obispo competente en este proceso es el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, dado que el Siervo de Dios entregó su alma a Dios en la capital el 26 de setiembre de 1993. Por ello, la sesión de apertura fue presidida por el Cardenal Cipriani y como integrantes de este Tribunal, el Juez Delegado, padre Fernando Palacios Blanco; el Promotor de Justicia, monseñor Alberto Maraví Petrozzi; el Notario Actuario, padre Julio Zafra; la Notaria Adjunta, madre María Ana, MJVV. La encargada de defender esta causa es Madre María Inmaculata, Misionera de Jesús Verbo y Víctima. El encargado de la certificación de este proceso fue el canciller del Arzobispado de Lima, el padre Jaime Calvo.

Es una alegría para el pueblo peruano

Por su parte, el Cardenal Primado afirmó que este acontecimiento es una alegría para todo el pueblo peruano: “Quiero manifestar la alegría de la Iglesia por este proceso, porque la razón de ser de la Iglesia es la llamada a la santidad. Estamos todos llamados a la santidad. Jesús nos invita a la santidad y cada uno responde. ¡Esa respuesta generosa, libre y heroica hace que se confirme la santidad! Este caso particular podemos decir que por sus frutos los conoceréis”.

Los santos iluminan a la Iglesia

En otro momento, reconoció la labor de la Congregación que fundó Monseñor Kaiser y el trabajo que realizan por todo el país: “La Congregación Jesús Verbo y Víctima recorre el país impartiendo catequesis casa por casa, con amor a la Eucaristía. Ellas han hecho que la santidad de Mons. Kaiser brille. Recorremos la vida de un hombre que ilumina la vida de millones, Dios quiere que en esa multitud de santos aparezca uno. Así aparecen los santos que iluminan épocas de la Iglesia con una luz muy fuerte. La santidad en silencio, con la fortaleza de los hechos, se abre camino. Dejar que Monseñor actúe”.

280918d_apertura_proceso_beatificacion_canonizacion_monseñor_federico_kaiser

Finalmente, la Hermana María Jacinta, Superiora de la Congregación de las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima, manifestó que es un día muy especial para toda la Congregación, además agradeció al Cardenal Primado por su apoyo desde el inicio de este proceso.

Estuvieron presentes el encargado de la Nunciatura Apostólica, Monseñor Gregorio Bielaszka; el Secretario General de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Norberto Strotmann; el Obispo de la Prelatura de Yauyos, Monseñor Ricardo García; entre otros.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour