La fe no distorsiona la realidad, la ilumina

sábado, 29 septiembre 2018

Al inicio del programa Diálogo de Fe del sábado 29 de septiembre, el Cardenal Juan Luis Cipriani recordó los momentos que pasó con el Papa Francisco, con quien estuvo hace unos días en su viaje a Roma.

“Yo puedo decirte lo que veo. El Papa me dice Estoy en paz, tengo la conciencia tranquila. Pero tampoco hay que ser un adivino, cuando uno abre los periódicos uno ve que hay muchas dificultades y muchos ataques, por decirlo de alguna manera. Esto evidentemente tiene que afectarle. Estuve con él llevándole buenas noticias, le llevé el recuerdo de su visita al Perú, que hemos hecho un video de unos 30 minutos y me dijo Recuerdo esos kilómetros y kilómetros de gente con qué alegría me saludaban al paso”.

La fe es la experiencia del encuentro con Cristo

Al referirse a la situación actual que vivimos en el Perú y el mundo, exhortó a subirnos a esa fe y hablar con Dios personalmente para obtener la respuesta con humildad.

“Señor, porqué estos actos de corrupción, por qué la gente no quiere tener una familia sana y buena, por qué esta situación de desigualdad, por qué este enfermo si es una persona buena, por qué se muere esta persona tan estupenda y se quedan otros que no parecerían tan estupendos. Uno tiene muchos porqués y esos porqués Jesús mismo se planteó el tema cuando vio cómo era el ambiente que lo rodeaba. La pregunta está, pero la respuesta no es política ni mediática ni de una encuesta. La respuesta es personal, hay que tener el coraje y la valentía de hablar con Jesucristo, pero cara a cara”.

Dijo que de no tener esa capacidad de comunicarnos con Dios, vamos a quedar sumergidos en una oscuridad donde todo es pelea, polémica y negatividad.

“Mira a Jesús y dile En esta oscuridad qué me dices, qué hago. “Tener el coraje”. Como decía el Papa Ratzinger: “La fe es la experiencia de un encuentro con Cristo”. Pero si no tengo la experiencia porque no la busco o no la quiero encontrar; o cuando la encuentro, huyo; entonces la experiencia del encuentro no ocurre, solamente me quedo con una fe que es la que yo produzco”.

“Algunos medios, de manera bastante sincronizada en el mundo, han cerrado las puertas a poder escuchar la palabra de Dios; y sin embargo, las han abierto a destruirla. La Iglesia tiene el desafío de decir que todos los tiempos han sido así, por eso falta más gente que pueda tener un Diálogo de Fe e iluminar las discusiones con la luz de la fe. La fe no es distorsionar la realidad, sino iluminarla”.

El gran enemigo, la corrupción

Con respecto a los ataques contra la fe y la familia, animó a seguir fortaleciéndolas y luchar por ellas. “Hay iniciativas que en lugar de fortalecer la fe y fortalecer la familia; pretenden decir No, la religión es una especie de abuso autoritario. No, la religión es un reelegir, vuelvo a elegir a mi Padre Dios como mi mejor amigo. Es decir que, de alguna manera, la fe católica me ayuda y me confirma en esa libertad; porque la fe no te dice que vayas contra tus principios, la fe te dice No hay dos verdades, hay solo una; y Yo, Cristo, te confirmo en esa verdad”.

Señaló también que el gran enemigo actual es la corrupción, que es un pecado y que el pecado es la destrucción de la verdad o de la naturaleza humana o de alguna obligación. “El pecado no es una crema que está guardada para algunos, el pecado es una realidad. Y quién es el autor del pecado: el diablo, quien permanentemente está buscando la debilidad de cada uno de nosotros para enredarnos, para quitarnos las ganas de trabajar, para oscurecer el ambiente”.

“El demonio anda muy suelto, nadie habla de él y se va metiendo en la cabeza de uno y de otro para que moleste, mienta, corrompa, calumnie, estafe. Entonces va creando un desorden y la gente le va echando la culpa a los demás. Y así, sin darte cuenta, te has dejado meter en la mentira, que es el gran arma que tiene el demonio”.

Vivamos con fe

Exhortó a no dejarnos quitar la fe y tratar de ver un panorama más esperanzador de nuestra realidad, por nosotros, nuestra familia y nuestra sociedad.

“No te desanimes, levanta esa mirada, quiere a tus hijos, acércate a Misa, contempla a esos niños que recién nacen, acompaña al abuelito y no lo dejes solo. Es decir, vive tu vida como Dios quiere, es bonita. No te dejes atrapar por ese vaivén, ese ‘Rock and Roll’ del tráfico gritándose todos en las calles, viendo en los diarios cómo se insultan el uno al otro. No, tratemos de ver un panorama más positivo, más esperanzador. No es que estemos en la luna, pero hay que tener espacio para todo”.

En otro momento, mencionó que la política se ha distorsionado y que en lugar de ser un servicio al bien común, especialmente a los más desfavorecidos, se ha convertido en una autoridad que va diciendo una cosa y otra y que trata de animar a que la gente se crea lo que le dice. “No es una crítica, sino una llamada. La belleza de la acción política tiene que brillar por la verdad, por el servicio a la gente que no tiene trabajo, que no tiene seguridad…”.

Finalmente, afirmó que “de verdad vale la pena vivir con fe y vivir delante de Dios con esa confianza puesta en Él”.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour