USMP otorgó el Doctorado Honoris Causa al Cardenal Cipriani

jueves, 11 octubre 2018
  • En su discurso el cardenal destacó la importancia de la vida y la familia; y la participación de los laicos en la vida pública
  • La USMP también presentó libro biográfico del Arzobispo de Lima

Descarga la ponencia del Cardenal Cipriani: Ponencia del Cardenal Cipriani – Grado Honoris causa USMP

La Universidad San Martín de Porres otorgó al Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, el grado de Doctor Honoris Causa con la presencia de cientos de personas que colmaron el auditorio de la facultad de Medicina. Luego de la distinción del doctorado Honoris Causa, en su ponencia de orden, el Cardenal Juan Luis Cipriani agradeció al Rector de la Universidad, José Antonio Chang, decanos y a todos los presentes.

La voz de la Iglesia

Afirmó que los cambios acelerados de la Sociedad actual están afectando la comprensión de los valores indispensables para la construcción de una sociedad justa y sobre la importancia de la formación religiosa de los peruanos. “Pienso con el papa Benedicto XVI que “Desde este punto de vista, no puedo menos que manifestar mi preocupación por la creciente marginación de la religión. Hay algunos que desean que la voz de la religión se silencie, o al menos que se relegue a la esfera meramente privada. Y hay otros que sostienen —paradójicamente en nombre de una falsa tolerancia — que a los cristianos que desempeñan un papel público se les debería pedir a veces que actuaran contra su conciencia”.

“Éstos son signos preocupantes de un fracaso en el aprecio no sólo de los derechos de los creyentes a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa, sino también del legítimo papel de la religión en la vida pública. Quisiera invitar a todos ustedes, por tanto, en sus respectivos campos de influencia, a buscar medios de promoción y fomento del diálogo entre fe y razón en todos los ámbitos de la vida nacional”.

Que los jóvenes descubran el valor de la vida y del matrimonio

En otro momento, recordó el Vigésimo Sínodo de Lima, sobre el papel de los jóvenes en la sociedad sobre la vida y la familia: “Es necesario volver a mostrar a los jóvenes de hoy la verdad y la belleza no solo del sacramento del matrimonio, sino también de la vida cristiana; además de prepararlos para la vida matrimonial y familiar en sus distintas dimensiones” “Esta enseñanza, no por casualidad, coincide en esencia con la letra de la Constitución Política del Estado, cuando señala en su primer artículo que “la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado”. Así, la Iglesia enseña igualmente -en el Catecismo- que “la persona es y debe ser principio, sujeto y fin de todas las instituciones sociales”

La familia, cédula de la sociedad

También recordó que la familia es la cédula original de la sociedad humana y que los valores familiares constituyen el fundamento de la sociedad: “Volvamos una vez más a la doctrina de la Iglesia: “En el plan de Dios, un hombre y una mujer, unidos en matrimonio, forman, por sí mismos y con sus hijos, una familia. Dios ha instituido la familia y le ha dotado de su constitución fundamental. El matrimonio y la familia están ordenados al bien de los esposos y a la procreación y educación de los hijos. Entre los miembros de una misma familia se establecen relaciones personales y responsabilidades primarias. En Cristo la familia se convierte en Iglesia doméstica, porque es una comunidad de fe, de esperanza y de amor” “No cabe la terminología de la familia democrática, eso es reducirla y empobrecerla. No dejemos que valores de tan profunda importancia sean usados en una batalla política”.

El relativismo ético

Afirmó que la presencia de la Iglesia en la vida pública depende de los fieles laicos y que la democracia está construida en los valores: “Uno de los mayores riesgos para las democracias actuales es el relativismo ético, que induce a considerar inexistente un criterio objetivo y universal para establecer el fundamento y la correcta jerarquía de valores […] Una democracia sin valores se convierte con facilidad en un totalitarismo visible o encubierto como demuestra la historia”. Son tiempos llenos de desafíos para asumirlos con la verdad sin temor al cuestionamiento público: la Iglesia nos recuerda la grave obligación de enseñar a las nuevas generaciones a tener “la capacidad de distinguir el bien del mal, y así poder establecer un verdadero derecho, de servir a la justicia y la paz”.

Es un honor para la Universidad

Finalmente, el Rector de la Universidad San Martín de Porres, José Antonio Chang, dirigió algunas palabras al Cardenal Primado: “Con gran satisfacción, hacemos este homenaje a uno de los Sacerdotes más dedicados a los más pobres, a los más necesitados, a los más humildes. En ese sentido le rendimos homenaje y le damos honor más alto que entrega la Universidad con el honoris causa”

Tomando las palabras del Cardenal sobre la importancia de defender la vida y la familia, el rector de la casa de estudios afirmó: “En estas aulas universitarias vamos a ser militantes defensores de la vida, militantes de la esfera de la Familia. Usted se ha convertido en un maestro de valores que hoy requiere la población. Usted ha acariciado los rostros de los más pobres en su Diálogo de fe.”

En el evento también se presentó el libro editado por la Universidad San Martín de Porres: “Testimonio, Cardenal Juan Luis Cipriani. Un peruano maestro de valores”, en homenaje al Cardenal Primado. El autor de esta obra es el Embajador Alfonso Rivero Monsalve, en ella se resume gráficamente los 30 años del Cardenal Cipriani al Servicio de la Iglesia en Ayacucho y Lima. A la ceremonia asistieron el Secretario general de la Conferencia Episcopal, Monseñor Norberto Strottman; el obispo de Carabayllo, Monseñor Lino Panizo, el obispo del Callao, Monseñor José Luis Del Palacio; los obispos auxiliares de Lima, Monseñor Raúl Chau y Monseñor Adriano Tomasi; entre otras autoridades eclesiásticas; religiosas; sacerdotes; representantes de las diferentes organizaciones católicas y de las parroquias de Lima, y fieles e invitados en general.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour