Solo habrá paz si hay paz en nuestros corazones

sábado, 3 noviembre 2018

El Cardenal Juan Luis Cipriani comenzó el programa Diálogo de Fe del sábado 03 de noviembre recordando la Solemnidad de San Martín de Porrres y la devoción del Papa Francisco al santo peruano.

“El Papa decía que él era muy devoto de la escoba, porque decía que la escoba servía para barrer la basura, la mentira, el odio, la corrupción. Con la escoba –decía él- hay que barrer mucha suciedad que hay en este momento en el mundo. San Martín nos ayudará a tener este Diálogo de Fe. Un hombre sencillo y bueno que ha paseado su santidad por el mundo entero”.

El Señor de los Milagros en las calles y en nuestros corazones

Luego habló sobre el paso del Señor de los Milagros por las calles de Lima durante el mes de octubre y de cómo Dios se ha hecho presente no solamente en el recorrido en sí, sino también en el corazón y en los hogares de mucha gente.

“Hemos visto al Señor de los Milagros dialogando en su paso por las calles, en las visitas de la gente al Santuario, en esas miradas cara a cara, en ese estar cerca del anda, en ese levantar al Señor y bajarlo entre aplausos. El Señor ha estado muy a gusto, muy contento, dialogando con este pueblo peruano que lo acoge todos los años de una manera multitudinaria. La procesión más numerosa que hay en el mundo, salida, recorrer calles, gente que entra y que sale durante todo el mes. Esta realidad a mí me llena de fe y de esperanza porque la verdad no necesitamos encuestas, no necesitamos ningún tipo de comprobación. Es una maravilla lo que vemos”.

Mencionó que el acompañar al Señor de los Milagros es ese seguir los pasos de Jesús en nuestra propia vida.

“La procesión es un acompañamiento de dolor. La gente está horas de horas y hay alegría, hay oración y donde todo el mundo regresa con una paz en el alma. Cuando uno quiere ser de verdad católico, cristiano de verdad, yo creo que es importantísimo seguir a Cristo. Vivamos la fe del Señor de los Milagros. Estemos con Él en el dolor, en la humildad, en ese sufrimiento, en esa bondad; bendiciendo, perdonando, conversando, acompañando”.

Esta es la fe de un pueblo unido

En otro momento, afirmó que el pueblo creyente y unido que sigue al Señor de los Milagros es un pueblo que no quiere odio ni abusos ni aprovechamientos de esa fe.

“Es un pueblo que el Papa lo vio y se conmovió, dijo «kilómetros y kilómetros de gente, qué pueblo más creyente». Es muy importante en estos tiempos y como agradecimiento al Señor de los Milagros, a la Hermandad, al Monasterio, a tanta gente que hace posible esta procesión. Agradecerle a Dios, cuánto bien ha hecho estas semanas, cuánta gente recupera la paz”.

“Pero hay que ser sinceros, una minoría quiere mantener la división en nuestro pueblo. Esto no es algo que podamos estar tranquilos y en silencio. Hay una permanente intriga, un querer coparlo todo. Somos un país bendecido por el Señor de los Milagros y que tú tengas conocimiento que la gente está tramando dividir. Seamos sinceros, no es que todo esto sea una realidad que está escondida, es muy notorio que hay un copamiento de un pensamiento único; no hablo de política, hablo también en la parte económica, en la parte cultural, en la parte de salud”.

Seamos maduros con la fe

En alusión a las palabras del Papa Francisco en su última catequesis hizo referencia a la importancia de tener esa madurez que nos permite encontrar esa actitud de dar, donar y entregar a los demás.

“El Papa nos está recordando con mucha claridad: Madurez. Algo que está faltando muchísimo en el país. Es que me dijo tal, yo le contesto cual; es que me amenazó, yo también lo amenazo; él debe callarse, que no hable. Hay un planteamiento en el que falta la madurez y son como chicos malcriados peleándose entre ellos”.

Por tal razón, animó a no dejarnos que el tema se cierre siempre en lo político. “El país no es solo política, el país son relaciones humanas, el país es familia, el país es educación, el país es deporte, el país es fe y religión, el país es el Señor de los Milagros. Con estas palabras del Papa, busquemos todos ser un poco más maduros, serenos, no tener miedo al qué dirán de ti. Tenemos que ser maduros, hay que esforzarnos para que el país vuelva a transparentar la grandeza que tiene el Perú”.

Días de recordar que hay una eternidad

Con respecto a la Solemnidad de Todos los Santos y al Día de los Fieles Difuntos, que se celebran el 1 y 2 de noviembre, respectivamente, el Arzobispo de Lima comentó que la tradición ha hecho que en nuestros pueblos se aproveche el día de fiesta para ir a los cementerios en familia.

“Qué bonito es relacionarlo porque el día de Todos los Santos es el día que todos aspiramos a que nuestros padres, amigos, hermanos, nos esperen en esa eternidad feliz. Santo es el que con Cristo, procesión, con una vida coherente, sana, un día llegará a ese abrazo eterno. No es el no pecador, el que se arrepiente. No es el que nunca hizo nada malo, el que rectificó. Todos estamos llamados a esa santidad. Yo quisiera que a todos, también a aquellos que atacan la fe católica, un día el Señor con misericordia los hiciera ver Oye, despierta. Yo creo que esto es lo que hace que el día 1 y el día 2, Todos los Santos y Todos los Muertos, se unan en esa esperanza y misericordia de Dios”.

Habló también sobre la clausura de 40 días por la vida, a realizarse mañana en la Catedral de Lima: “Mañana en la Misa de 11 en la Catedral culminan estos 40 días de esta gran cadena de oración y de ayuno que se ha ido haciendo en 47 países, 741 ciudades. Realmente ha sido una maravilla”.

Finalmente, expresó que la Iglesia hoy nos pide que resucitemos en nuestro corazón a Jesús, rezándole y amándolo. Y pidió a la Virgen María que nos ayude en este caminar a lado de su hijo.

“El Señor de los Milagros sigue caminando en tu alma, en tus problemas y en tu familia. Y a la Virgen María le decimos Madre mía, que cambien los corazones, porque la paz no es fruto de ninguna estructura ni de ninguna teoría; solo habrá paz si hay paz en mi corazón y en tu corazón. Madre mía, bendice a todas las familias peruanas con tu paz, con tu cariño. Que el Señor de los Milagros nos acompañe y San Martín nos enseñe a querer más a la gente sencilla”.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour