Vivamos una vida coherente con la verdad, que es Cristo

sábado, 17 noviembre 2018

En el programa Diálogo de Fe del sábado 17 de noviembre, el padre Luis Gaspar, vicario episcopal de Pastoral y Evangelización, comentó sobre temas como la distinción hecha al Cardenal Juan Luis Cipriani por 17 líderes de la Marcha por la Vida de Iberoamérica, sobre la II Jornada Mundial de los Enfermos a realizarse mañana. También habló sobre el valor de la verdad y de la importancia que debe tener la familia en nuestra sociedad.

Reconocimiento al Cardenal Cipriani

Con respecto a la distinción realizada al Cardenal Cipriani por representantes de la Marcha por la Vida, reunidos en el I Workshop Iberoamericano, comentó que “es impresionante ver el testimonio de todos estos líderes promotores y ver el prestigio y la admiración que tienen a nuestro Cardenal por su lucha, su valentía y su liderazgo en defender este principio, el primer derecho humano, la vida”.

Dijo también que en estos países reconocen la profesionalidad y la forma de convocar y organizar la Marcha por la Vida Lima.

“Ellos han venido a aprender y también a hacernos llegar sus preocupaciones en este primer Workshop que se realizó el día miércoles y jueves, el cual fue muy gratificante y animador, para poder establecer una agenda común y también los contactos y lineamientos a seguir a nivel de Iberoamérica”.

II Jornada Mundial de los Pobres

Al referirse a la II Jornada Mundial de los Pobres, mencionó que con esta iniciativa se busca dar un mayor protagonismo a la caridad.

“Mañana en el Vaticano, el Papa va a celebrar una Misa para 6 mil indigentes, migrantes y pobres. Después va a almorzar con 3 mil pobres en el Aula Paulo VI. Aquí en Lima vamos a tener la Misa en la Catedral de Lima, la va a presidir el Nuncio Apostólico de Su Santidad, Mons. Nicola Girasoli. Posteriormente se va a brindar un almuerzo para 500 personas, entre gente indigente, pobres, inmigrantes, en la sede del comedor que tiene la Hermandad del Señor de los Milagros de Nazarenas”.

Afirmó que en la arquidiócesis de Lima se trabaja a nivel de toda la ciudad a través de la Vicaría de la Caridad, que no solo busca ayudar dándoles medicinas y ropa, sino también preocupándose de su formación moral y espiritual.

“Hay cientos de obras sociales donde no llega el Estado y donde la Iglesia está presente. El Papa nos decía recientemente: «Cuando trabajemos por los más necesitados, los más excluidos de la sociedad, no debemos caer en el afán de protagonismo, en mostrar a los demás lo que estamos haciendo». Hay que trabajar por amor a Dios y por amor a los pobres. Lo importante son ellos, porque el hecho que tú ayudes es por amor, a cambio de nada. Aquí en la arquidiócesis trabajamos silenciosamente día a día”.

La verdad es seguir a Cristo

Luego de escuchar el mensaje del Papa Francisco, afirmó que la verdad es decir lo que Cristo nos enseñó y a mostrarle al mundo cómo somos. Y por el contrario, señaló que cuando uno miente es capaz de cometer las peores barbaridades, como lo es la corrupción.

“(La corrupción se da) porque ya no hay fe, ya no hay caridad, ya no hay esperanza. Los corruptos piensan que están haciendo bien las cosas, no son capaces de reconocer que están haciendo mal. Para ser perdonado por Dios tienes que reconocerte pecador. El corrupto piensa que está haciendo bien, piensa que es como Dios. Para estos hace falta una profunda conversión, una vida espiritual”.

Dijo también que la corrupción no solamente es económica o política, sino también moral, lo cual produce que haya una falta de respeto a la verdad.

“Hay que aprender a corregir, a hablar, a decir la verdad y a resarcir el daño causado. El Papa lo dice: Es un terrorismo, a través de tu lengua, porque destruyes el honor y la fama de una persona. Un llamado y una invocación a los medios de comunicación a transmitir la verdad de manera objetiva; nos hace mucho bien cuando llega la verdad a toda la población, pero también nos hace mucho daño cuando no es una verdad objetiva y cuando no es seriamente transmitida”.

La sociedad será como sea la familia

Finalmente, el padre Gaspar destacó la relevancia de la familia dentro de la sociedad, un valor que en los tiempos actuales se está dejando de lado.

“Pienso que no se está reconociendo a la familia como célula básica de la sociedad. No se está dando su espacio y lugar en las políticas de Estado. Se está pretendiendo promover una agenda propia, al margen de la realidad nacional. Si la familia está unida, procura tener una buena educación donde a los padres le den su espacio y tiempo, será una sociedad justa, solidaria. ¿De dónde venimos todos? De la familia. La sociedad va a ser como sea la familia. En la actualidad se quiere desconstruir la cultura cristiana, sacar a Dios de los espacios públicos, hacer que el pueblo se avergüence de sus signos religiosos, arrinconarlos en un espacio y no ser capaces de ver que en el mundo también puedes transmitir la verdad que es Cristo y que también puedes hacer obras conforme a tu fe. El cristianismo, nuestra fe católica, siempre nos ha mostrado y nos ha pedido la coherencia de vida, que es lo que realmente muestra la verdad”.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour