Camino Neocatecumenal

martes, 27 noviembre 2018

¿Quiénes somos?
El Camino Neocatecumenal se inició en 1964 entre los pobres de las chabolas de Palomeras Altas, en Madrid, por obra del señor Francisco (Kiko) Argüello y de la señorita Carmen Hernández, que, a petición de los mismos pobres con los que vivían, comenzaron a anunciarles el Evangelio de Jesucristo.
Con el paso del tiempo, este kerigma se concretó en una síntesis catequética, fundada en la tríada: palabra de Dios-liturgia-comunidad que trata de llevar a las personas a una comunión fraterna y a una fe madura.
Esta nueva experiencia catequética, surgida en la línea de la renovación suscitada por el concilio ecuménico Vaticano II, fue acogida de forma positiva por el entonces arzobispo de Madrid, Mons. Casimiro Morcillo, el cual estimuló a los iniciadores del Camino a difundirla en las parroquias que lo solicitaran. Esta experiencia de evangelización se difundió gradualmente en Madrid y en otras diócesis españolas. En 1968 los iniciadores del Camino Neocatecumenal llegaron a Roma.
Con el permiso del cardenal Angelo Dell’Acqua, entonces vicario general del Santo Padre para la ciudad de Roma, se comenzó la primera catequesis en la parroquia de los Mártires Canadienses.
A partir de esa fecha, el Camino se ha ido difundiendo en estos 50 años en diócesis de todo el mundo e incluso en países de misión. Actualmente está presente en 134 países de los cinco continentes y son más de 20.000 comunidades presentes en 6.270 parroquias.
El Camino Neocatecumenal se pone al servicio de los obispos y de los párrocos como itinerario de redescubrimiento del bautismo y de formación permanente en la fe, propuesto a los fieles que deseen reavivar en su vida la riqueza de la iniciación cristiana, recorriendo este camino de conversión y catequesis.

El Camino Neocatecumenal llega al Perú en el año 1976 y está presente en 23 Diócesis con un total de 520 comunidades.

 

Fines y objetivos:
El Camino tiene como objetivo último llevar gradualmente a los fieles a la intimidad con Jesucristo y transformarlos en sujetos activos en la Iglesia y testigos creíbles de la buena nueva del Salvador en todas partes.
El Camino se realiza según las líneas contenidas en el Directorio Catequético Camino Neocatecumenal, que goza de la aprobación conjunta de la Congregación para la doctrina de la fe, de la Congregación para el clero, y de la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos.
En repetidas ocasiones y de diversos modos Pablo VI, San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Papa Francisco se han dirigido al Camino Neocatecumenal para subrayar la abundancia de frutos de radicalismo evangélico y de extraordinario impulso misionero que produce en la vida de los fieles laicos, en las familias y en las comunidades parroquiales, y la riqueza de vocaciones suscitadas a la vida sacerdotal y religiosa, revelándose como un “itinerario de formación católica, válida para la sociedad y para los tiempos actuales” (AAS 82 [1990] 1513-1515).
En la audiencia concedida el 24 de enero de 1997, con ocasión de la conmemoración de los treinta años de vida del Camino, S. Juan Pablo II, había solicitado expresamente la elaboración de los Estatutos, “un paso muy importante, que abre la senda hacia su formal reconocimiento jurídico por parte de la Iglesia, dándoos una garantía ulterior de la autenticidad de vuestro carisma” (L’Osservatore Romano, edición en lengua española, 7 de febrero de 1997, p. 8). Desde ese momento, los iniciadores, acompañados por el Consejo pontificio para los laicos, comenzaron el proceso de elaboración de los Estatutos para reglamentar la praxis y la inserción del Camino Neocatecumenal en el entramado eclesial.
Teniendo en cuenta los numerosos frutos espirituales aportados a la nueva evangelización por la praxis del Camino Neocatecumenal, señalados al Consejo pontificio para los laicos por numerosas cartas de recomendación de cardenales, patriarcas y obispos, después de un atento examen del texto de los Estatutos, fruto de un laborioso proceso de colaboración entre los iniciadores del Camino Neocatecumenal y el Consejo pontificio para los laicos, que ha contado con la contribución dada en el ámbito de sus competencias respectivas por diversos dicasterios de la Curia romana, se decreta en el 2008 la aprobación definitiva de los Estatutos del Camino Neocatecumenal.

 

Junta directiva:
Los responsables mundiales del Camino Neocatecumenal son el Sr. Francisco Argüello, la Srta. María Asención Romero y el sacerdote Mario Pezzi.

 

Redes sociales:
www.camino-neocatecumenal.org

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour