Papás, cuiden el verdadero sentido de la Navidad

sábado, 15 diciembre 2018

Hoy, en el programa Diálogo de Fe por RPP, el Cardenal Juan Luis Cipriani centró su mensaje explicando los aspectos más importantes de uno de los acontecimientos más grande de la fe católica, la celebración de la Navidad:

“Entonces la Navidad es una luz muy fuerte, Jesucristo no está en crisis, no está en referéndum, no está si lo aprueban o desaprueban, Jesucristo es el mismo ayer hoy y siempre, es Dios, hombre, es bueno, me quiere, me conoce, tenemos que esforzarnos todos para que le renovemos con humildad: Jesús perdónanos tantas veces que te dejamos fuera de nuestras vidas, regresa en esta Navidad para que mi ilumines mi corazón que está triste”.

No cambiemos a Jesús por regalos

Así mismo, el Cardenal exhortó a los padres y familias quienes de manera errónea promueven esta fiesta en términos y costumbres vacías y consumo, descuidando el verdadero valor: el nacimiento de Jesús: “Estamos luchando por un cambio cultural muy fuerte, la navidad se convirtió en un producto de consumo, y no, la Navidad es el gran regalo de Dios, su Hijo, entonces está bien que uno pueda tener un regalo, un momento de alegría, no vamos a ponernos en la luna, pero lo que no podemos es cambiar la luz, la paz, el amor de Dios por un chocolate, no, es un disparate, pero ese cambio cultural se está generando, y estamos, sin darnos cuenta, a los niños y a los hijos, en lugar de darles cariño, un rato de compañía, de ir juntos a Misa a medianoche, de cantar unos villancicos, de preparar el nacimiento, le estamos dando qué zapatillas quiere, el esnobismo”.

“Papás y abuelos no malogren a sus hijos, muéstrenles a Jesús, al Hijo de Dios, yo pienso que el buscar el éxito, imagen, diarios, el poder, los titulares, está reemplazando a buscar la verdad, la verdad no me interesa, entonces esta enfermedad del cambio cultura es muy grave, en este momento la verdad no tiene ningún interés, es quién consigue meter su verdad, no la verdad y qué pasa, que de esa manera se prostituye la libertad, si me empiezan a vender cosas falsas”.

Qué Jesús nazca en nuestras familias

Luego, el Arzobispo de Lima nos exhortó a seguir defendiendo la vida y la familia, especialmente en estas fiestas y que el Niño Jesús sea el centro de nuestro hogar: “Tenemos que luchar por la familia, por el hogar, por la vida, por el matrimonio entre hombre y mujer, tenemos que seguir luchando por lo que nuestro Padre Dios ha querido para sus hijos, para que seamos felices (…) En esa lucha por un planteamiento no solo religioso sino cultural, que la fe esté en la cultura que uno diariamente vive, entonces Jesús cuando nace está en un mundo que está tinieblas, fue una luz en las tinieblas, las tinieblas siguen y la luz también. Hay que escoger, ¿quieres vivir en las tinieblas?”

Otro punto importante, fue resaltar el valor de la familia y la participación activa que deben tener los padres en el desarrollo y crecimiento de sus hijos: “Es el momento de que ese sueño de tantos niños de que viene Jesús en Navidad, los papás y los abuelos lo alimentemos, no dejemos de lado esa verdad, ese amor de Dios, que haya un regalito para el hijo, de acuerdo, pero no caer en el esnobismo (…) Papá, educa a tu hijo, no tengas esa vanidad tonta ni tampoco la alimentes (…) La mejor escuela es la familia, no hay quien supla el cariño de la mamá, no hay quien enseñe la fe sino se enseña en la casa.

No prostituyamos la búsqueda de la Verdad

No obstante, el Cardenal mencionó de manera enfática que la búsqueda de la verdad y justicia debe ir por encima de todo: “Estamos viendo, por ejemplo, que el delincuente más grande del mundo es buscado ansiosamente por jueces y fiscales para que delate a todos. Pero, a ese delincuente, ¿le queda algún rastro de verdad, de justicia?, por favor, está muy bien el sistema judicial, pero señores no prostituyamos la búsqueda de la verdad y la justicia comprando conciencias por aquí por allá”.

Finalmente, el Primado del Perú señaló que saliendo del programa se dirigiría al Agustino para compartir con las personas de la zona, gente en su mayoría humilde que nos da una lección de sencillez para estas fiestas: “Quiero decir que ahora voy al Agustino para una visita a una parroquia muy sencilla y muy pobre, creo que esa gente sencilla te levanta porque te nuestra el Belén, esa gente humilde te muestra la sencillez, no soy mejor que ninguno, procuremos llevar la solidad y cariño a otros”.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour