Religiosas de Lima celebran cumpleaños del Cardenal Cipriani

lunes, 31 diciembre 2018

  • “Pongan en sus vidas el acelerador del amor de Dios” les pidió el Arzobispo de Lima

 “La alegría que vemos aquí, que es de Dios, es una catequesis buenísima porque es una alegría sana que lo trae la música, lo trae el vernos, les ánimo, que este 2019 ¡alegría! no hay motivos para estar tristes que sólo para dar gracias a Dios, es tan bueno. Por eso termino con esas mismas palabras: Jesús que bueno eres, enséñanos a quererte” Con estas palabras el Cardenal Juan Luis Cipriani animó a las diferentes congregaciones religiosas que llegaron hasta el Coliseo del Colegio Juan XXIII para celebrar los 75 años del Arzobispo de Lima, el sábado 22 de diciembre del 2018.

Este encuentro que se realiza cada año se inició con la presentación de cantos especiales preparados por las distintas congregaciones que le dieron a la tarde un momento de alegría y compartir. Luego de ello las religiosas, le cantaron al Cardenal “Happy Birthday” y le entregaron algunos presentes.

Lleven la alegría de Dios:

El Cardenal Cipriani, agradeció a cada una de las religiosas de vida activa y les pidió a que siempre lleven a todos los rincones de la Arquidiócesis la alegría de Dios: “Agradecerles muchos a todos, lo han hecho muy bien y uno se pone a meditar cuando pasan los años cuando ve con tanta alegría a tanta gente, y me viene a la mente esa frase tan sencilla: que bueno es Dios, es infinitamente bueno, infinitamente alegre, simplemente estar con Él, es una cosa que llena de gozo, de paz, y a veces me parece que nos dejamos, como dice el Papa Francisco, robar ese anuncio de Jesús: Vengo a traerles una gran alegría, ha nacido el redentor”.

El amor no sólo es sentimiento:

También les explicó que el mundo de hoy no busca el amor de Dios sino sólo se queda en los sentimientos: “Tengamos como atención, el amor de Dios es infinito y maravilloso, pero no es puro sentimiento, hoy hay una abundancia de sentimiento, pero no hay mucho amor, y el sentimiento es muy inestable, el amor es estable. Entonces el mundo de hoy  está buscando la alegría del sentimiento, y no es fácil, porque hay momentos que el sentimiento te acompaña, una alegría, un cumpleaños, una fiesta, estás feliz; pero hay momentos en que tal vez, el dolor, una dificultad, y el sentimiento como que se te apaga, estoy un poquito pensativo, preocupado, o de repente con un poquito del humor medio torcido, el sentimiento es un viento muy caprichoso, el sentimiento no sigue fácilmente la verdad, el bien, no lo sigue fácilmente, por eso toda la vida tenemos que estar poniendo ese acelerador del amor de Dios, pero hay momentos en que el sentimiento no me acompaña.

No dejemos que el demonio ponga su veneno

En otro momento, pidió a las religiosas a estar atentas de la presencia del demonio que muchas veces pone el veneno en nuestras vidas: “Estamos felices, hoy en la comunidad, en la capilla, visitando unos enfermos, atendiendo a una gente humilde, atendiendo un hospital, estamos maravillosamente bien, y viene el demonio y pone su veneno. ¿Por qué esto? No vaya ser que la superiora que no estamos haciendo lo que quería la fundadora, que la madre es no sé cuántos, que la otra es no es qué y el demonio nos roba la alegría, no puede ser. Toda nuestra fe, les anuncio una gran alegría: Hoy ha nacido el redentor, y trae luz, trae paz, trae cruz, vino para padecer, pero alegres”.

Estuvieron presentes en este encuentro los obispos auxiliares de Lima, Monseñor Adriano Tomasi y Monseñor Raúl Chau. También el Vicario Episcopal de Religiosas, el Padre José Taminez.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour