Sembremos la cultura del diálogo

sábado, 5 enero 2019

Con el recuerdo de la fiesta de la Epifanía del Señor que se celebra este seis de enero, El Vicario de Pastoral y Evangelización de la Arquidiócesis de Lima Padre Luis Gaspar inició el programa Diálogo de Fe, en el que además hizo una exhortación a sembrar la cultura del diálogo en nuestro país.

“La Epifanía del Señor es la manifestación de Cristo al mundo entero con la adoración de los tres Reyes Magos que vienen del oriente. Magos se les llamaba a los doctores, a los sabios, estudiosos, y concretamente estos tres se dedicaban a estudiar el sistema solar, planetario y de ahí su conocer que hay algo fuera de lo normal que está pasando en aquellos días que es la estrella de Belén, que brilla más de lo normal la siguen y así llegan a Belén”

El Padre Gaspar también explicó el significado de cada uno de los regalos que los reyes llevan a Jesús.

“Al entrar a la casa encontraron al Niño con María su Madre y postrándose le dieron homenaje, luego abriendo sus cofres le entregaron dones: oro, incienso y mirra. Melchor le ofrece oro en señal de la realeza que tiene ese niño, Gaspar le ofrece incienso como señal que es Dios y Baltazar le ofrece mirra para embalsamar los cadáveres en reconocimiento de su humanidad. Por eso Dios es el salvador, el rey del mundo pero a su vez es Dios y hombre”.

Asimismo, el Padre Gaspar resumió el mensaje que encierra la fiesta de la Epifanía que celebramos cada seis de enero.

“Cristo viene para toda la humanidad al mostrarse como Dios y al reconocerlo como tal en esta escena de la Epifanía del Señor. Es un mensaje para toda la humanidad para seguir su doctrina, sus enseñanzas, sus obras, su ejemplo; y así los bautizados estamos llamados a seguir los pasos del Señor y por supuesto esa vida que hemos recibido de Cristo en sus hechos y dichos como discípulos debemos transmitir al mundo en nuestro día a día, trabajo, familia, quehaceres cotidianos”.

Actitud reflexiva en el nuevo año

También nos invitó a que estos primeros días del año tomemos una actitud reflexiva y evaluemos el año que pasó, tomemos determinaciones y nos pongamos metas concretas.

“Al empezar el año, vida nueva, lucha nueva, y es hacer un examen de conciencia. No somos perfectos, tenemos miserias, debilidades, luces, sombras. Seguramente hemos fallado, no solo al mensaje que Cristo nos ha dado como bautizados”. Por eso es importante preguntarnos, “Cuál es tu balance del año, qué propósitos puedes sacar y qué perdón puedes pedir a Dios y a tu prójimo para hacer una lucha nueva, una mejor persona, un mejor hijo de Dios y un mejor peruano”.

En este sentido exhortó a ser humildes. “El ego o el afán de protagonismo pueden hacernos creer dueños de la verdad o pensar que los demás se deben acomodar a nuestros pensamientos, eso nos va impedir, empezar, convertirnos, reconciliarnos y ser una nueva criatura. Ese arrepentimiento se concreta con la confesión, reconciliación que es uno de los sacramentos que nos dejó Cristo, que la Iglesia lo custodia y se administra a través de sus sacerdotes”.

Asimismo nos recordó que Cristo Jesús es el niño Dios que nace en Belén y que luego con su vida nos trae dos mensajes clarísimos que son la esencia del cristianismo, el amor y el perdón de Dios y la importancia de la conciencia.

“La conciencia es la voz de Dios que está en el interior del hombre que te va guiando cuál es el bien y cuál es el mal, por eso cuando uno elige el mal viene el remordimiento de conciencia y aquí tiene que saltar el hombre nuevo, en ese remordimiento de conciencia el paso a seguir es pedir perdón a Dios, pedir perdón al prójimo, el saberse pecador y decir quiero dejar a este hombre viejo con toda la carga de mis vicios, de mis debilidades, errores, pecados, para dar un salto al hombre nuevo en Cristo nuestro Señor a través del sacramento del perdón, de la reconciliación”.

El Padre Gaspar subrayó la importancia de la fe con obras. “Tenemos que dar ese paso, no vale golpearse el pecho, de la oración hay varios tipos, uno de ellos es el vocal el Padre Nuestro, el Ave María, pero también hay una oración de contemplación, de diálogo, de hablar con Dios, pero ahora viene las obras, no te puedes quedar en los buenos deseos y las buenas intenciones, hay que dar un paso más, tus acciones, tus obras. Una fe sin obras es como un cadáver andante, una fe sin obras es como un doble moral, un falso, un hipócrita, uno que no tiene coherencia de vida”.

Sembremos la cultura del diálogo

En otro momento del programa, el Padre Luis Gaspar también se refirió a la coyuntura que atraviesa el país.

“Estamos viviendo actualmente en la coyuntura de nuestro país una cada vez intensa polarización, y los que no están polarizados están viviendo los efectos de la polarización. Este Cristo que viene y el mensaje de la Iglesia debe ser, –y así lo invocó el Papa Francisco cuando vino al Perú hace casi un año–, que sembremos la cultura del diálogo, el saber escucharnos y ser tolerantes, reconocer nuestros defectos, saber pedir perdón, saber crecer como personas y también como país, nos toca vivir la unidad y la esperanza que fue lo que nos dijo el Papa Francisco”

A un año de la visita del Papa

También recordó que dentro de unos días celebraremos un año de la Visita del Papa Francisco a nuestro país, quien vino trayendo un mensaje de fe, esperanza y unidad.

“Llegó el 18 de enero y estuvo hasta el 21, un tsunami de la fe, la gente salió a ver al Vicario de Cristo y el Papa nos trajo un mensaje de paz, esperanza. Yo no puedo olvidar aquellas palabras en la Plaza de Armas de Lima el mismo 21 de enero antes de ir a Las Palmas, cuando les dijo a los jóvenes durante el Ángelus: jóvenes no se dejen robar la esperanza”.

La Virgen Peregrina de Fátima entre nosotros

Finalmente, el Vicario Episcopal compartió la noticia de la visita de la Virgen Peregrina de Fátima a nuestro país.

“Esa imagen del Santuario viene a visitarnos, ya está, ya llegó al Perú. Ha estado en el Callao, está ahora en Chimbote, mañana (seis de enero) va a estar en Chiclayo, de ahí a Tarma, Cañete y desde el 14 al 20 de enero va a estar aquí en Lima.

Asimismo detalló que el 18 de enero estará en la sede de la Nunciatura Apostólica en Lima conmemorando el primer año de la visita del Papa Francisco al Perú.
“Va a estar en la Nunciatura Apostólica desde las seis de la tarde hasta las 10 de la noche en una vigilia en donde está convocados todo el pueblo en general, pero especialmente los jóvenes que fueron la Guardia del Papa y que en este mes de enero van a viajar a la Jornada Mundial de la Juventud a Panamá”

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour