Querida Madre, Virgen de Fátima, llévate la fe y la alegría del pueblo de Manchay

miércoles, 9 enero 2019

Eran las 4 de la tarde y un intenso sol calentaba los exteriores de la Capilla de la Santa Cruz de la zona de Musa en La Molina. Sin embargo, esto no fue impedimento para que un numeroso grupo de personas, entre cánticos y oraciones, esperen con ansias la llegada de la Virgen Peregrina de Fátima.

Al cabo de unos minutos, llegó la imagen peregrina que fue recibida por el padre José Chuquillanqui y los sacerdotes del Decanato 13. Los alcaldes de La Molina, Álvaro Paz de la Barra, y de Pachacámac, Guillermo Pomez, también estuvieron presentes en el recibimiento y encomendaron a la Virgen el inicio de sus gobiernos municipales.

De esta manera, el miércoles 9 de enero la imagen de la Virgen Peregrina de Fátima llegó a las periferias de la Arquidiócesis de Lima iniciando así su paso por nuestra capital y las celebraciones por el primer año de la visita del Papa Francisco al Perú.

090118e_virgen_fatima_manchay

La Virgen de Fátima bendijo Manchay

Luego de un pequeño recorrido en Musa, la imagen fue trasladada hasta la parroquia El Espíritu Santo de Manchay, donde recibió el saludo de los fieles de la zona, de su párroco, el padre José Chuquillanqui, y el vicario episcopal de Pastoral y Evangelización, el padre Luis Gaspar. Desde este lugar se inició la procesión hacia la Plaza Central de Manchay.

Cientos de fieles se iban sumando al recorrido procesional a lo largo de la avenida principal de Manchay, algunos incluso se animaban a cargar en hombros las andas de la imagen, otros acompañaban con algunas canciones dedicadas a la Virgen y rezando el Santo Rosario.

Pasada una hora y media, la imagen llegó hasta la Iglesia Virgen del Rosario donde recibió el saludo de los miembros de la Policía del sector. Allí también fue recibida por cientos de fieles quienes con globos y banderines saludaban emocionados a la imagen de Nuestra Madre venida de Portugal.

090118d_virgen_fatima_manchay

Agradezcamos la presencia de nuestra Madre María

Es así que, con la imagen de la Virgen de Fátima en el altar, se dio inicio a la Santa Misa presidida por el padre Luis Gaspar quien hizo llegar el saludo del Cardenal Juan Luis Cipriani y agradeció a todo el pueblo de Manchay por el apoteósico recibimiento a la imagen peregrina y los encomendó en la celebración eucarística.

La homilía fue dirigida por el padre José Chuquillanqui, quien exhortó a mirar y agradecer a María por el don y la gracia de reconocernos como sus hijos. “María ha cruzado las montañas y ha llegado hasta Manchay para poder decirnos con su mirada «felices los que escuchan la voluntad de Dios y la ponen en práctica». Agradezcamos a María su presencia esta noche y pidámosle que siga caminando con nosotros, como lo ha hecho a lo largo de la historia”.

Afirmó también que la presencia de la Virgen de Fátima nos deja el compromiso de seguir caminando y evangelizando, defendiendo la vida y la familia, trabajando por una vida con dignidad y oportunidades para todos.

“Le pido a María con cariño, querida Madre de Fátima sigue caminando con nosotros, ayúdanos a ser creativos y comprometidos en la lucha contra la violencia, contra el feminicidio, que no nos acostumbremos a ninguna muerte más y que, como tú, defendamos la vida desde el inicio hasta su término natural”.

090118c_virgen_fatima_manchay

Por su parte, el padre Luis Gaspar agradeció a los sacerdotes, a las religiosas, a los agentes de pastoral, a los medios de comunicación y a las autoridades civiles, políticas, militares y policiales que acompañaron y acogieron la imagen bendita de Nuestra Señora de Fátima.

“Ella ha bendecido toda la parroquia, desde las 4 de la tarde ha recorrido gran parte del territorio pastoral encargado al padre José. Como madre, ha irradiado su bendición por toda esta zona, ha tocado los corazones de cada uno de ustedes que han sabido acompañarla durante estas horas. Cuando uno ama a alguien no hay cansancio, no hay sed, no hay cólera; hay amor, hay perdón, hay unidad, hay alegría, hay paz”.

Al término de la Misa, el alcalde de Pachacámac, Guillermo Pomez, entregó de manera simbólica la Medalla de la ciudad a la Virgen Peregrina de Fátima.

Finalmente, los sacerdotes Littman Rodriguez, Omar Bellido, Edwin Delgado y Hermes Cama, cargaron en hombros las andas de la imagen para llevarla hasta la móvil que la trasladaría hasta Tarma, acompañados de los fieles que querían recibir la bendición de la Virgen.

090118g_virgen_fatima_manchay

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour