Facilitemos el encuentro con Dios

sábado, 12 enero 2019

En el programa Diálogo de Fe del sábado 12 de enero, el Cardenal Juan Luis Cipriani hizo el anuncio que declaraba este año 2019 como el Año de la Iniciación Cristiana en toda la Arquidiócesis de Lima.

“Que todos los sacerdotes y religiosos en todo Lima hagamos un esfuerzo para facilitar que la gente pueda acercarse al Bautismo, a la Confirmación, a la Confesión, a la Primera Comunión. Ya no es la época antigua en la que esperabas en la parroquia, hay que salir; la gente tiene trabajo, el tráfico es muy difícil. Tenemos que ver la forma que Dios salga a acercarse a las criaturas en los hospitales, en los colegios. Por eso, les estoy pidiendo a todos los sacerdotes que hagamos un esfuerzo especial para que ese primer camino de encuentro con Dios no esté tan lleno de papeles, de entrevistas, de burocracias, de horarios; sino facilitemos el encuentro con Dios”.

El Bautismo es un nuevo nacimiento

En el marco de la Fiesta del Bautismo del Señor, el Arzobispo de Lima destacó la importancia de este sacramento que es una revolución que permite que la criatura que la criatura que ha nacido de mamá y papá sea incorporada a la familia de Dios.

“El Bautismo es un volver a nacer, a ser parte de la familia de Dios, a ser un hijo de Dios, heredero de la vida eterna. Esa es la parte como más sobrenatural. Cuando una persona está por ejemplo muriéndose o está grave, su luz es que hay un cielo, una vida eterna y dice Me agarro a esa esperanza y quiero mejorar”.

Mencionó que muchas veces nosotros en la vida diaria no le tomamos importancia a este sacramento y pensamos que somos auto suficientes y que la vida solo nos pertenece a nosotros. “La vida es como una inversión. Dios me da talentos y me dice cuida a tus hijos, forma tu hogar, trabaja, procura ayudar a los demás, reza, haz deporte; tienes unos años y voy a ver los frutos que has tenido”.

“Yo quisiera hacer ver que junto a esa ayuda de Dios, Él me da su sabiduría, me da su manera de ver las cosas, me da esa fortaleza para superar las dificultades, me busca y me da amor cuando estoy desanimado, me perdona cuando hago cosas que están mal. Dios también dice: «Y tú qué estás haciendo». El Bautismo nos da como una posibilidad de adquirir una madurez humana, que es una cierta estabilidad de ánimo, una capacidad de tomar decisiones ponderadas; después viene ese modo recto de juzgar los acontecimientos y a las personas. El hombre maduro se pone a pensar en la estabilidad y en la capacidad para tomar decisiones”.

La fe es un don de Dios

Habló sobre la necesidad de pedirle al Señor que nos aumente la fe para que genere una madurez en nuestra forma de actuar, aceptar con humildad nuestras limitaciones y reconocer que no somos dueños de la verdad.

“La fe se pide. Señor, auméntame la fe, no la consigo en un periódico, no la consigo en un banco. Es un don de Dios que me da firmeza en lo que creo, claridad en el pensamiento, estabilidad de ánimo, esperanza en lo que hago, alegría en el dolor. Cuando uno tiene fe y si es amigo de Dios, hay seguridad, no hay soberbia, hay confianza en Dios. Aunque todo esté muy oscuro, yo veo una luz porque tengo fe”.

“Lo que tú y yo veíamos como un problema, una oscuridad, una duda, algo imposible de resolver, la oración la cambia. Empiezo a ver posibilidades de arreglo, empiezo a ver empeño para tratar de mejorarlo, veo la realidad de otra manera. El Papa lo ha dicho de una manera muy fuerte: «Cambia la realidad». La oración, el levantar el corazón a Dios con fe y con sencillez, nunca queda sin ser escuchada”.

El pueblo peruano nos dio una lección de fe

En otro momento, recordó la visita del Papa Francisco a nuestro país y afirmó que el pueblo peruano creyente le dio una lección de fe al mismo Santo Padre y al mundo entero.

“Fuimos una multitud que salía a aclamar a quien nosotros reconocemos como el vicario de Cristo. El Papa se quedó muy emocionado y me dijo: «Este es un pueblo creyente, es un pueblo ‘ensantado’». En un programa como hoy tenemos que recordarle a todo ese pueblo que esa fe, que tiene que ver con la identidad de nuestro pueblo, es muy importante”.

“Esto fue como una demostración de fe. Porque no fue fruto solo de una organización o de una campaña, fue fruto de una ayuda de Dios en los corazones de millones de peruanos que generó una respuesta absolutamente por encima de todo lo previsto. Lo mismo que ocurre cuando hay la Marcha por la Vida, no es que sea una campaña, no, es que surge una fe de gente que defiende la vida. El pueblo es católico, el pueblo tiene fe en Jesús, el pueblo ama a María Santísima, el pueblo tiene mucho respeto al Santo Padre”.

La Virgen Peregrina de Fátima

Finalmente, comentó sobre la visita de la imagen peregrina de la Virgen de Fátima que estará en nuestra arquidiócesis esta semana.

“La Virgen de Fátima tiene esa gran alegría de que se acerca a todos, los bendice, los ayuda y les da paz; y lo que hace Ella es decir: «Conviértanse. Mi hijo está deseando estar con ustedes, háblale, dile». Vamos a estar con la Virgen de Fátima desde el lunes hasta el fin de semana en Lima, en diferentes parroquias. Creo que es el momento para que cada uno vea cómo no solamente la novelería, sino qué puedo hacer yo por María: rezar un Rosario, pedirle algo por mis hijos o por algún enfermo. Dios, Jesús, la Virgen, quieren cosas buenas para todos”.

“A mí me aburre un poco la verdad pensar que tenemos que estar metidos en enredos, hay cosas más entretenidas: la familia, los hijos, el deporte, el estudio, la posibilidad de progresar en el trabajo, encontrar una enamorada, el día de mañana pensar en casarte. La vida tiene muchos aspectos positivos que creo que es lo que Dios quiere y que María, la Virgen de Fátima, estará sembrando estos días en Lima”.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour