Mi cercanía y oraciones con los hermanos venezolanos

sábado, 2 febrero 2019

En el programa Diálogo de Fe del sábado 2 de febrero, el Cardenal Juan Luis Cipriani recordó la visita de San Juan Pablo II a nuestro país hace 34 años, resaltando la figura de roca fuerte que fue para toda una generación.

“Juan Pablo II a toda esta generación nos da esta fortaleza interior. Es momento de darle las gracias, de pedirle: San Juan Pablo II, danos esa fortaleza, tú emprendiste una cruzada para derribar ese sistema ideológico opresor, el comunismo; y no paraste hasta ver a tus hermanos libres”.

“Es el impacto de la cercanía de Dios. No hay que disminuirlo. Ojalá que tú, yo, aquella persona que nos sigue, que con su sencillez y bondad inspire Aquí está Dios. No tantas leyes ni tantas campañas publicitarias; sino tu presencia, tus ojos, tu alegría, tu silencio, tu bondad”.

Recordó también aquel encuentro en el Hipódromo de Monterrico donde millones de personas vibraron con un gozo al escuchar sus palabras, convirtiéndolo en esa unidad humano-divina que para nuestra época significa una luz maravillosa.

“Eso no es psicología ni es montaje. Irradiaba la paz de Dios, la fe de Dios. No había en su palabra odio, ideología. Era la frescura del amor. Hay que insistir en esto, porque yo creo que esa escuela del amor está abierta y es gratis. Pero de entrada hay que tener el coraje de decir la verdad, de no tener miedo a proclamar tu fe, a perdonar a quien te agravia, a no hablar mal de los demás. Hay que entrar a esa escuela donde la cruz es la luz. Pero genera alegría, confianza, bondad. Remojarse un poco en esto cambiaría nuestro país más rápido”.

María, ejemplo de humildad

Al referirse a la Fiesta de la Purificación de María, destacó de nuestra Santa Madre la humildad que siempre la caracterizó y de cómo su ejemplo nos sirve para vivir siempre fieles a la verdad.

“Lo que me conmueve es que María que era purísima no tiene que purificarse de nada, es la madre de Dios; y sin embargo no protesta, por algo muy importante: es humilde. La humildad es la base de toda la convivencia humana; para entendernos, para hacer un hogar feliz, para ser fieles en un matrimonio, para educar a los hijos, para hacer política, para poder convivir y trabajar. Cuando uno se quiere trepar encima del otro porque cree que es mejor, o cuando quiere aplastar al otro porque es peor, o cuando uno tiene envidia o resentimiento, todo ese mundo de reacciones negativas son por un solo motivo, no hay humildad”.

Comentó que en estos días ha recibido varios mensajes de agradecimiento por sus 20 años como Arzobispo de Lima. “Cuántos amigos en estos días me han mandado Cardenal, le agradecemos por estos años, gracias y miles de cosas más. Yo podría estar inflado de vanidad, pero todo esto es porque Dios lo ha querido. Y también leo a otros Finalmente acabamos con esta barbaridad. Ni uno ni otro. Molestia no, paz. Hay que aprender a tener esa luz que es de la fe, no es psicología”.

Exhortó a quitarnos los resentimientos y las envidias; y a no temer nunca a la verdad. “No tengamos miedo a la verdad. La religión no es ideología, la religión es la verdad de una persona, Cristo, encarnado en su Iglesia; pero no es un proyecto para mejorar tal o cual, es para mejorar el alma, para amar más a Dios”.

Cercanía con nuestros hermanos venezolanos

En otro momento se dirigió a nuestros hermanos venezolanos que vienen atravesando una crisis que ha llevado a muchos a emigrar de su país.

“Creo que la comunidad internacional ha dado un paso definitivo: reconoce al presidente nuevo en Venezuela, a Guaidó, y obliga a la dictadura de Maduro a dar un paso abajo. En este momento, la comunidad internacional, que funciona, tiene los medios para poder liberar a un pueblo. La Iglesia defiende los derechos humanos que están siendo pisoteados por el gobierno de Maduro, la Iglesia defiende la libertad que está siendo pisoteada. Y no quiero entrar a análisis políticos, simplemente me quedo en esa dimensión humana y moral de la libertad de un pueblo. Por eso mi cercanía con nuestros hermanos de Venezuela, mi oración y la de todos porque sí creo que hace falta una fuerza de Dios para que esto ya termine”.

De este modo, señaló que cuando hablamos de ideología, esta nos aleja de la realidad y fabrica una plataforma de percepción ajena a ella.

Finalmente, mencionó que esta tarde celebrará una Misa en la Catedral de Lima que contará con la presencia de las religiosas de la arquidiócesis de Lima.

“Hoy a las 5 de la tarde tendremos un encuentro con todas las religiosas en la Catedral. Qué bonito momento, qué alegría participar con estas mujeres maravillosas, fieles a Cristo”. La bendición. Que Dios bendiga en esta ocasión especialmente a todos los hogares venezolanos, pero a todos los hogares peruanos.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour