Si no hay humildad no hay nada

sábado, 2 febrero 2019

El sábado 2 de febrero se celebran dos fiestas muy importantes, la Presentación del Señor y la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. El Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa en la Basílica Catedral con la presencia de distintas congregaciones de religiosas Concelebró la Eucarístía el Padre Julio Taminez OFM, Vicario Episcopal de Vida Religiosa.

Al iniciar su homilía, el Cardenal se dirigió a las Religiosas comentando la importancia de su vocación.

“Es muy importante en la iglesia como cuerpo de Cristo la presencia de la vida religiosa, a veces uno hace una reflexión sobre su vida personal, pero también hay que pensar en lo que es la presencia de la vida religiosa, la comunidad a la que pertenezco, la congregación a la que pertenezco, la presencia de todo ese cuerpo que con un carisma especial ha querido el señor que trabaje para el reino de Dios”.

María ejemplo de humildad

Luego, resaltó la importancia de meditar y tener como ejemplo de modelo de mujer a nuestra Madre Santísima, especialmente en la humildad.

“El ejemplo de María Santísima, a mí me conmueve y pienso que si no meditamos en el ejemplo de María, nada sirve y María nos enseña de manera central la humildad, si no hay humildad no hay nada. María es el ejemplo para enseñarnos a hacer una reflexión sobre la humildad, no es decir: yo soy muy mala o no valgo nada, mis pobres oraciones, no es humildad. La humildad es la verdad”.

“Vivamos esa humildad, de nada nos sirve grandes predicaciones, estudios, demostraciones si en el fondo de tu corazón falta esa humildad que nos dice todo en mí es don de Dios”.

Examen de conciencia

Más adelante, nos dejó unas preguntas que ayudaron a cuestionarnos si estamos viviendo a cabalidad la vocación a la que Dios nos ha llamado.

“Piénsalo, ¿cómo estará mi vida? ¿en qué pienso?¿qué domina mi pensamiento, enfermedad, el calor, cómo va el colegio, en qué pienso?, ¿pienso en Jesús, soy agradecida con él?, ¿me refugio en la oración con frecuencia? ¿Vivo mi vocación habitualmente alegre? ¿Tengo paz en el alma? Todo eso es regalo, pero así se manifiesta, sí tengo una inquietud cómo María lo pongo en manos de Jesús”.

“Por eso de esa manera puedo hacer un poquito de examen ¿Soy humilde? Depende ¿cómo anda la unidad y fraternidad en la comunidad religiosa? ¿mi espíritu de servicio? No rehúyo, me ofrezco, en qué le puedo atender? En estos debates en que hay muchos cambios, yo estoy aquí. Esas son señales de que la humildad está en el alma. que no es mía y que me bendice porque me facilita la obediencia, alegría, fraternidad”.

 

Gracias

Por último el Cardenal Juan Luis agradeció a todas las religiosas y sacerdotes presentes por el trabajo realizado estos años y pidió unidad con el Arzobispo electo de Lima, P. Carlos Castillo.

“Les agradezco de manera especial todo su trabajo por amor a Dios, delante de Dios. Le agradezco al Padre José, y a todos los sacerdotes, religiosos, que colaboran con tanta generosidad, son parte preciosa del cuerpo místico de Cristo, es una sola unidad, carismas, diferentes, inquietudes, iniciativas todas ellas una sinfonía, cada una aporta su belleza de santidad a este panorama de Cristo en su Iglesia”.

“Por eso que nos respetemos, que promovamos siempre la unidad, vendrá un nuevo pastor, unidas a Él (…) habrá una bendita continuidad de amor, fe y esperanza”.

¿Necesitas ayuda? Haz clic aquí para iniciar el tour